Seguidores

domingo, 24 de febrero de 2013

El mantón negro. Luigi Pirandello.


El mantón negro
By: Zully Zambrano. 
No puedo negar que me deje llevar por la firma “Pirandello”, cuando leí “Seis personajes en busca de autor” recordé en cada letra por qué me fascina y enloquece el teatro, empero explorar el lado narrativo y sórdido del italiano no fue la misma experiencia que en el teatro. La narración mantiene un hilo conductor que constantemente trasciende de sorpresa en sorpresa hasta el final, un tanto abierto, un tanto dramático.

La historia que lleva el titulo del libro aborda temáticas de represión, comportamientos y convencionalismos sociales, cuestiones de género y, como en constantes ocasiones, Luigi Pirandello trata la importancia de la educación, la sabiduría, experiencia y el valor al conocimiento, la transformación y cosecha del mismo. Aborda también, el tan concurrido tinte del amor que más parece ser un contrato, un seguro de vida que trae consigo el éxito seguro para la descendencia de una nueva – o no- familia.

El segundo texto nos transporta a unos paisajes campiranos en los que dilucidamos ciertos aires que se asemejan a la historia primera, la educación, el dinero, avaricia, trabajo, naturaleza y el valor a las cosas son personajes que desfilan entre las montañas serreñas, con un final que también nos evoca una escena trágica de cualquier teatro.

A modo de conclusión o sentencia, Luigi Pirandello es un autor que jamás debe dejarse de lado o evitarse. Por mucho, el italiano no solo es una eminencia en cuanto a la gran tradición del teatro, la aportación literaria, la valoración de las palabras, la fuerza de los personajes en cada una de las representaciones así como la vitalidad de cada esquina del escenario, son elementos característicos del premio nobel.

Como recomendación, leed primero, buenos lectores, “Seis personajes en busca de autor”, seguid con más y más textos de esta joya italiana que nadie debe perderse, empero, este libro bien puede esperar su turno un tiempo más, para dejarnos deleitar y quizá, solo quizá, la amplia obra del autor adquiera una valoración mucho más gusta que esta, pues, no se minimiza su labor narrativa, pero en dramaturgia, el señor nobel no deja de sorprendernos y maravillarnos, manteniéndonos a la expectativa de la sorpresa, del gran final.

1 comentario:

  1. Me dice tu mamá que te trae por todas partes y que eso te molesta porque no te deja leer (:

    Un abrazo.

    ResponderEliminar