Seguidores

martes, 25 de septiembre de 2012

Modelos de Mujer. By Almudena Grandes.

Modelos De Mujer (Fabula) MODELOS DE MUJER.

El titulo evoca una lectura femenina, por la pluma de una reconocida mujer española. Esta "tia", es la ganadora por la novela erótica en la Sonrisa vertical - Las edades de Lulú- y cuenta con una pluma literaria en esta categoría. Por ello, Modelos de mujer no solo es una lectura para mujeres,la historia de sus protagonistas es de una temática no solo femenina - no feminista- que abarca temas amorosos, tradicionales, históricos, de misterio, suspenso, más que ajenos, irrumpen en la vida diaria con frecuencia. Almudena Grandes, logra que estos modelos de mujer sean los modelos de su propia pluma, personajes que emergen no fortuitamente en situaciones especiales que, desarrollados armoniosamente despertando los sentidos al lector que posa sus ojos. Estos personajes están de un modo u otro ligados a la infancia, a la capacidad de desear como motor de la voluntad. En los tres primeros cuentos- Los ojos rotos, Malena, una vida hervida y Bárbara contra la muerte- los personajes femeninos vencen, cada uno a su manera a la muerte: Míguela, la mujer mongólica que se enamora de un fantasma; Malena, que pasa la vida haciendo régimen de amor, y Bárbara, que acompaña a su abuelo a pescar. En los cuatro últimos –El vocabulario de los balcones, Amor de madre, Modelos de mujer y La buena hija- las protagonistas tuercen el destino a su favor recurriendo unas al poder de seducción y otras a la fuerza de la razón, y todas con la voluntad que les otorga el firme deseo de no tolerar que la vida las avasalle.



Grandes no presenta una autocensura desde una perspectiva estética que silencie sus sentimientos, si bien, sus tintes autobiográficos pretenden dar un sello distintivo a cada personaje; un trozo de humanidad o realismo mágico que envuelve a los personajes en esta España humana en la que cada parte de su ser habla desde su interior y denuncia una los estragos de una guerra civil que con furor sigue azotando a sus hijos. Los silencios de Almudena son ausentes en su discurso narrativo; la estructura de este no se transforma en una diatriba política; las temáticas que aborda van desde el narcisismo femenino que impera a lo largo de toda su producción en novela y cuentística; el erotismo trasgresor a la época; el reconocimiento de una identidad por medio de la sexualidad; la ruptura trasgresora del canon tradicional literario en los personajes femeninos que, situados en un ambiente español tradicionalista se aventuran a vivir una situación, muchas veces no elegida por ellas, bajo esta aceptación y a su vez resignación afrontan su realidad y salen victoriosas de las vicisitudes que las asaltan, a su muy particular estilo la vida puede tener un final no precisamente feliz, bajo un velo anticanónico el desenlace no se presenta tradicionalista, se escapa de la precisión con el final del diálogo.

Sin duda, Almudena Grandes presenta un importante visión femenina en la literatura; sus mujeres anticanónicas, anti tradicionalistas son mujeres que escapan de su realidad, plasmadas en una España tradicionalista, católica, que sufre estrados de una guerra donde sus personajes, sus mujeres especialmente se ven orilladas a cumplir con las expectativas que se esperan de ellas; desde su prologo titulado Memorias de una niña gitana declara sus inicios como escritora; inmersa en un ambiente de tradiciones españolas, donde el patriarcado prohíbe que se hable durante el partido, los niños son enviados con las mujeres, quienes se encuentran en la cocina y para calmar los años infantiles, depositan en sus manos hojas blancas y colores . Almudena declara textualmente: “Ahora, cuando tengo la sensación de estar empezando a dominar algunos trucos de este oficio, podría confesar que el fútbol me hizo escritora, pero será más exacto – más sincero- declarar que empecé a escribir por que no sabía dibujar.”(Grandes Almudena Modelos de mujer 11), la aceptación de la realidad y el rechazo como elemento trasgresor y anticanónico nos brinda una visión –de antemano-donde la autora se muestra como una rebelión ante el “sometimiento” manifestando su voluntad con un método creativo, revolucionario y antitradicional. La formula se plasma con el reconocimiento de la situación inicial y su contexto; la aceptación y el rechazo que generan en el sujeto y la trasgresión que sufre al decidir su destino y aventurarse en él. Esta formula se gesta desde el prologo hasta el séptimo relato, cada mujer, en su distinta situación, condición y edad, revoluciona su situación donde procura tener un desenlace distinto al de su situación inicial. 

La temática planteada aborda los contextos más humanos y los rincones con más historias; el seno familiar, el centro de salud mental, la escuela, el barrio, la casa; los personajes son humanos y su lenguaje sencillo; podemos hacer una primera lectura y encontrar en ellos una personalidad y sexualidad bien definida, sea cual sea su preferencia sexual, los personajes están dotados de una clara visión y simbolismo que permiten sentirlos en sus diálogos, escuchar su respiración y sus manías; Malena evoca esa vida hervida que la tiene siempre al límite; nos parece ver la sonrisa de Míguela, la mujer mongólica como si está no hubiese nacido con síndrome de down, así también podemos escuchar a Carmen y Piedad, las madres de la buena hija Bertha, o el incondicional amor de madre que le profesa a Marianne en estos modelos de mujer, que enuncian una voz femenina en cada una; si anteriormente se hablaba de una denuncia política, Almudena plasma este contexto como parte del microcosmos que recrea en esta visión, no descarta el contexto, como tampoco descarta el personaje machista ni se sobre pone como heroína revolucionaria, sin embargo, se muestra a así misma como una heroína de su propia vida, sumergida en una situación que sola enfrenta y sale victoriosa. 
El discurso narrativo también es planteado como anticanónico, el juego de voces empleado en el libro aparece desde dos perspectivas; la voz omnisciente, la voz protagonista que nos cuenta dos historias, los elementos fantásticos empleados evocan un entorno realista y mágico, en cada microcosmo la visión femenina impera ya que es ella la que despierta y emite esta voz; desde los ojos de ella nos adentramos en su mundo y gracias a ella palpamos la realidad que Grandes dibuja con letras.

La critica ha tachado a Almudena de ser una mujer que sobrepone sus fantasías a la estética de la obra; una mujer que proyecta sus más bajos deseos y no respeta la literatura ni sus cánones, precisamente por ser una mujer que se atreve a escribir sobre con un sello que abre el tabú, que explora sentimientos, situaciones, contexto, elementos que juegan parte fundamental en la vida de sus personajes; ficticios o con tintes autobiográficos los personajes de Grandes brillan con una calidad humana y una estructura psicológica bien lograda; la exploración a través de la sexualidad involucra el reconocimiento: aceptación y rechazo de su propia identidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario