Seguidores

martes, 1 de mayo de 2012

Yo no hubiera arrancado la sonrisa, lo arrancaba de raíz, de una mordida y me lo guardaba bajo la ropa, entre la piel y la prenda,  entre el pecho y el corazón, para sentirlo mio cuando más lo necesitara . . .


2 comentarios:

  1. La fotografía está bien hermosota y yo también quisiera guardar cosas entre mi ropa y mi piel.

    ResponderEliminar
  2. Es que es como tu bóveda secreta, dónde sabes que está a salvo. Aqui siempre eres bienvenida, gracias por tu visita!

    ResponderEliminar