Seguidores

miércoles, 22 de febrero de 2012




Quizá nos haga falta llorar más los dolores no vividos,
 de esos tan amargos que dejan su marca en la piel al resbalar . . . 
quizá haga falta abrir los ojos . . . 



quizá no . . . 

No hay comentarios:

Publicar un comentario