Seguidores

lunes, 9 de enero de 2012

Ppepy


Ella, siempre es ella; el orgullo de mis manos,
de mis cicatrices
y mis ojos que lloran 
por el frío.

B
       a
                                                                      j
                                                                        o
un halo de solemnidad
Ella, es ella quién se aloja entre mis cabellos
dejandome los recuerdos en la piel . . .
                                                             y las entrañas
Por qué cubre con sus garras
las lágrimas silentes de humo
que se escapan
a veces
de noche
detrás de las estrellas
por que desconocen otro lugar
y pierden la conciencia de la luna
con el humo que no es soplo divino
sino añejos intentos de olvido en los clavos
de una pared cuarteada sin cimientos           de      n   u    b     e 

Y cuando Ella desciende en luna llena;
su sonrisa amarilla
esconde
una
eterna
sonrisa infinita 
ritornelo de mi manos frías.

Es Ella, sólo ella; el orgullo de mis manos,
de mis cicatrices
y mis ojos que lloran 
por el frío;
por la neblina y la ausencia.

No; yo sé que no hablamos la misma lengua;
que no llegaremos a dialogar en latín. Es
sencillamente por que a Ella le gusta usar sus pequeños ojos
para decirme sin lengua que no existe más grande
sensación
que la nuestra 
en el cielo y silencio.

Con mis ojos en sus ojos,
con nuestro cariño
y la aurora que nos sentamos a esperar.

1 comentario:

  1. Qué bonita Ella.

    Yo extraño a ese gatito que no tuve u.u
    ¿Cómo siguió de su herida el Gris?


    Un saludote.

    ResponderEliminar