Seguidores

miércoles, 5 de octubre de 2011

Cortesía de Montejo para Octubre

Amantes


Se amaban. No estaban solos en la tierra;
tenían la noche, sus vísperas azules,
sus celajes.

Vivían uno en el otro,  s   e      p  a   l  p  a  b  a  n
como dos pétalos no abiertos en el fondo
de alguna flor del aire.

Se amaban. No estaban solos a la orilla
de su primera noche.
Y era la tierra la que se amaba en ellos,
el oro nocturno de sus vueltas,
la galaxia.

Ya no tendrían dos muertes. No iban a separarse.
D  e  s  n  u  d  o  s, asombrados, sus cuerpos se tendían
como hileras de luces en un largo aeropuerto
donde algo iba a llegar desde muy lejos,
no demasiado tarde.



1 comentario:

  1. Damn! de aquí no se puede esperar menos! Buenas líneas.

    Si Casa de muñecas está bn pegadora. Me encanta cuando Nora se larga y deja al imbécil de su marido. Tambíén te recomiendo muxo El Pato silvestre y Edda Gabbler

    ResponderEliminar