Seguidores

martes, 11 de enero de 2011

Café Blanco

Un día, el reloj marcaba la hora del café, una dama se encontraba sentada en lo que ella llamó para sí "café blanco", de pronto y sin esperarlo un joven interrumpe su profunda mirada dedicada a una esquina de dicho lugar:

Joven.- ¿Qué harás hoy por la tarde?, ¿Estás libre?Ella.- No, tengo cita con la doctora.
J.- Y eso, ¿estás bien?
E.- Se trata de un chequeo mensual, quiere ver qué tan avanzada va mi locura
J.- Y lo deteriorada qué te ves supongo...
E.- En fin, dice qué la única cura es el amor
J.-¿Amor, tú? Já
E.- Por eso cambio amante cada mes, tengo qué reinventarlo, para no aburrirme. ¡¡Caray!!
J.- ¿Y yo?E.- Tú eres un amigo imaginario, cómo todos...

Y por primera vez, ella recordó que la doctora iría a visitarla a su celda.

6 comentarios:

  1. aaaah qué chidoooo!!!

    OuO

    Yo quiero juegar!!
    ¿puedo ser su amiga imaginaria?

    ResponderEliminar
  2. Proyección? :P Bueno no te cras. Sobra decir que me gustó, así que dire que bonito fondo y que las letras de los personajes forman JEJEJEJE (mensaje subliminal?) :p oigá pos 'aste escribe bien requetearto chevere n.n

    ResponderEliminar
  3. Eiit que chida esta la historia. me gusto ;D

    muy bueno la verdad.

    "Y por primera vez, ella recordó qué la doctora iría a visitarla a su celda"

    ResponderEliminar
  4. Hola, sí me acuerdo de ti.. peero pensé tu de mi no :p

    Yo tenía una amiga imaginaria cuando era pequeña, despareció el día que conocí a una niña a que se parecía mucho. Espero que andes muy chido

    ResponderEliminar
  5. ¡Je! ¿Qué habrá sentido el joven a saberse imaginario?

    ResponderEliminar
  6. awww...
    escribes cosas bien chidas zulliantla ;D

    ResponderEliminar